La palmadita

 
Si hace un par de posts comentaba mi firme decisión de dejar Oslo en unos cuantos meses, la semana pasada ocurrió algo que me está dando que pensar al respecto y, aunque es algo muy bueno, a decir verdad, no llega en un buen momento…
 
Hay uno de los socios que tiene la extraña costumbre de hacer apariciones ‘por detrás’ que te pillan totalmente desprevenido. Como un mes atrás, depués de la jornada, me quedé un rato más trabajando ‘secretamente’ en mi portfolio, dícese del currículum vitae de un arquitecto. Ya quedaba poca gente en la oficina así que estaba con los auriculares puestos y concentrado en lo mío cuando….me encuentro al tipo este de repente a mi lado mirando mi pantalla. Mi reacción fue bajar rapidamente la ventana y actúar como si nada. Hablamos de un proyecto que tenía que hacer para la siguiente semana y se fué. Pero al cabo de 5 minutos volvió y me dijo que se había ‘coscado’ del asunto y que si tenía pensado marcharme o qué. Yo le dije que no, que no se imaginara cosas (por aquel entonces aún no había tomado mi decisión), que solo estaba ‘ordenando proyectos’ y se zanjó el tema. Seguramente el tío se quedó con la mosca tras la oreja y debió comentarlo en alguna reunión interna de ‘la cúpula’.
 
Hace un par de días otro de los socios me envió un mail (con copia a los jefes y a los otros socios) en el que decía que debido a mi buen trabajo durante este año deseaban tener una reunión conmigo. La reunión se fijó para el viernes al mediodía. A ella estabamos citados uno de los jefes, uno de los socios y yo. El jefe me pidió si la reunión podía ser en noruego a lo que yo contesté (en noruego) si no le importaba hablar en inglés ya que prefería ‘no perder detalle’ de lo que me fuera a decir. Me dijo que están muy satisfechos con mi trabajo y creen que tengo unas aptitudes que poca gente en el despacho tiene, es decir que me he vuelto poco a poco en ‘imprescindible’, algo que, para qué engañarnos, me ha subido el ‘ego’ mogollón…je je. Han decidido aumentarme el sueldo un 40%, aún estoy flipando. Si ya era más que complicado renunciar a mi anterior sueldo, ahora es casi ‘materialmente imposible’. Tras la oferta de mejora salarial la reunión acabó tal y como me suponía, invitándome a continuar trabajando allí y esperando que tome ‘el incentivo’ como muestra de su confianza en mí y bla bla bla…
 
No fui capaz, ni era el momento ideal de decirles que en realidad lo que quiero es irme….
 
Es algo estupendo, no lo voy a negar, no hay nada mejor que se reconozca tu trabajo, que te den ‘la palmadita’ y en eso los jefes noruegos son muy buenos. Aunque parezca muy bonito escribirlo aquí, no es el dinero lo que me está haciendo dudar sino el reconocimiento. Muchos del despacho ‘matarían’ por estar en mi posición. Es como si realmente fuera ‘el trabajo de mi vida‘ (disfruto, mega-bien pagado) pero a cambio tuviera que renunciar a otras cosas que considero más importantes como vivir de verdad, tener buenos amigos o el sentirme que pertenezco a un sitio. Ya tengo 29. No quiero verme dentro de un par de años viviendo esta vida vacía y ‘adicto’ al trabajo, no me lo perdonaría nunca, creo que ni todas la kronas del mundo podrían ‘indemnizar’ eso.     
 

~ por nordic nomad en 14 abril, 2008.

6 comentarios to “La palmadita”

  1. HOla!!!
    Como ya comntaban por ahi abajo en otro comentario (valga la redundancia), la libertad y la sensacion de estar agusto en un sitio no se puede sacrificar por mucho dinero que te quieran pagar. Es importante estar bien en el plano profesional (como veo que tu estas), pero desde luego es muy importante sentirse bien "emocionalmente", y si eso no se tiene…..mal vamos.
    Pues eso mismo, te mando muchos animos y vayas donde vayas, sigue escribiendo en el blog y contandonos tus aventuras 😛
    Besitos

  2. Enhorabuena!! Reconocimiento y dinero están bien por separado,
    pero mucho mejor juntos. Es más, en mi opinión, la mejor manera de
    mostrar un reconocimiento es subiendo el sueldo. A mi este año palmadita en la espalda, pero subida paupérrima. Un 40% es una
    subida…del copón jeje… espero que realmente te haga reconsiderar tu postura de quedarte!. Como dices el trabajo es muy importante, aunque tampoco es lo primordial, pero de todos modos, creo que en lo personal, siempre se puede mejorar. A veces se pasan rachas malas y ahora llega ya el verano y la luz y todo se ve de una manera más optimista.

  3. La verdad Shalina es que estoy muy de acuerdo con lo que comentas en tu comentario (je je viva la redundancia!) es importante tener una buena ‘salud emocional’ ante todo y aunque no soy pesimista al respecto, es decir, que las cosas pueden cambiar a mejor en Oslo, etc….me parece que hay que invertir demasiado a largo plazo y como ya explicado, quiero otras cosas en mi vida ahora…
     
    La verdad es que un sueldo como el que tengo ahora es algo muy difícil de rechazar y como bien apuntas Miguel, un mar de dudas me asalta por momentos…Y sí, ahora viene el sol y la luz pero luego volverá el invierno (no nos engañemos) con su frío y oscuridad perpetua y espero no estar por aquí para entonces…
     
    Saludos!

  4. Pues yo, ya me conoces soy de ese pensamiento… el equilibrio entre la vida profesional y la personal…. es lo ideal, pero es muy difícil de conseguir. Cada uno tiene unas prioridades y ese equilibrio no es al 50% para todos.. Cada uno valora que es lo mas importante. Espero que vayas consiguiendo ese equilibrio que te llene y te haga feliz al 100%.
    felicidades por el aumento de sueldo…. ya te pagarás algo 😀

  5. Hola de nuevo!
     
    Yo que soy como el Guadiana, aparezco y desaparezco…estaba esperando leer el blog donde nos informabas dónde te ibas…y todavía no ha llegado, y encima te suben el sueldo el 40%!!!!!!..wow!..enhorabuena!
     
    De todos modos, lo irte o no irte…está claro que es tentador, pero por supuesto, la pasta no nos tiene que hacer chantaje. Sin embargo, yo cuando pienso en volver a España (por eso creo que es muy importante el donde te vas), a parte la pasta pienso: horario de 8:30 a 16h, horas extras pagadas, estructura plana, responsabilidad, concursos internacionales, contrato fijo, paro de 4 años, baja por maternidad de la madre de 1 año y del padre 4 meses…etc…es decir país desarrollado…
    Pero si todo esto lo metemos en el saco de la "calidad de vida", está claro por lo que apuesto…y creo que todo esto también está incluído en la "vida laboral"….no sé… (qué vieja he sonado)

    ¿dónde te vas?

    yo me iría a Australia….:-p

  6. Buenas….que impaciente, todo a su tiempo 😉
     
    Todas esas razones son, como bien apuntas, muy tentadoras: el horario de trabajo, la seguridad laboral, la horas extras pagadas "trincu trincu", que tu jefe sea ‘tu amigo’, que tengas opción a participar en proyectos interesantes (como ya ha quedado demostrado en el blog), en fin, ‘lujos’ a los que no estamos acostumbrados y que brillan por su ausencia en ese país llamado España…
     
    Parece ser que tu lo vas teniendo claro y pronto te veo rodeada de nenes diciéndote: ‘mamma jeg vil ha vann’ o ‘det gjør vondt har!’ je je je
     
    Lo curioso es que adonde tengo plantado mudarme no existen ninguno de todos esos privilegios ni siquiera los más mínimos, llamádme ‘masoca’….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: